«Poder disfrutar de los recuerdos de la vida es vivir dos veces»

Marco Valerio Marcial, poeta latino.

¿Qué hacemos?

Contar tu vida, o la de tus familiares más queridos, a través de fotografías.

Cada imagen irá acompañada de un texto que hará referencia a la misma o a un periodo de vida que en su conjunto construirán el relato completo de la biografía.

¿Cómo lo hacemos?

En un primer encuentro, reproducimos las fotografías más relevantes de tu álbum familiar. Necesitaremos al menos 30 imágenes sobre la vida, lugares, acontecimientos relevantes de la persona protagonista. En ese momento, además, haríamos entrega de un cuestionario que sirva de guía para poder vincular las fotografías con la biografía.

Con todos estos materiales, el equipo de Biografías Ilustradas elaborará la maqueta del libro para ser revisado su contenido. Tras las correcciones necesarias mediante una entrevista personal y el ajuste final de los textos, se imprimirán los ejemplares del libro.

¿Qué recibirás?

Un mínimo de 6 ejemplares, en tapa blanda con solapa, así como un pendrive (memoria usb) con la reproducción de todas las fotografías incluidas en el libro.

Disponemos de otras opciones de encuadernación y número de ejemplares, así como de reproducción de imágenes y documentos.

¿Qué hacemos?

Contar tu vida, o la de tus familiares más queridos, a través de fotografías.

Cada imagen irá acompañada de un texto que hará referencia a la misma o a un periodo de vida que en su conjunto construirán el relato completo de la biografía.

¿Cómo lo hacemos?

En un primer encuentro, reproducimos las fotografías más relevantes de tu álbum familiar. Necesitaremos al menos 30 imágenes sobre la vida, lugares, acontecimientos relevantes de la persona protagonista. En ese momento, además, haríamos entrega de un cuestionario que sirva de guía para poder vincular las fotografías con la biografía.

Con todos estos materiales, el equipo de Biografías Ilustradas elaborará la maqueta del libro para ser revisado su contenido. Tras las correcciones necesarias mediante una entrevista personal y el ajuste final de los textos, se imprimirán los ejemplares del libro.

¿Qué recibirás?

Un mínimo de 6 ejemplares, en tapa blanda con solapa, así como un pendrive (memoria usb) con la reproducción de todas las fotografías incluidas en el libro.

Disponemos de otras opciones de encuadernación y número de ejemplares, así como de reproducción de imágenes y documentos.

Extractos y ejemplo de páginas para el libro:

Benigno Fuentes, una vida ligada al magisterio.

Valencia, 1946

Lucía una mañana soleada aquel día en Valencia, según me contó siempre mi madre. El 16 de enero de 1946, para ser más exactos. Ella no olvidaría nunca esa fecha, como me lo demostró año tras año por mi cumpleaños. Yo tampoco. ¿Quién puede olvidar el día de su nacimiento?

Aquel año de 1946, un incendio destruyó un tercio de las localidades de la plaza de toros de la ciudad y Marcelino Olaechea fue nombrado nuevo arzobispo. Pero si insistía mi madre en lo luminoso y soleado que se había presentado ese día de mi nacimiento era porque, pocas horas después, durante la noche, Valencia vivió su primera gran nevada del siglo XX.

Según recoge la crónica publicada por el periódico Levante, los copos de nieve ya habían cuajado en el suelo a las seis de la tarde. Y cuando anocheció, contaba el cronista, «toda la ciudad estaba cubierta por un manto blanco y los coches y los tranvías ofrecían un aspecto tan pintoresco como alegre». Menos feliz fue el día para las once personas que, por culpa de los resbalones, tuvieron que ingresar, «por su pie o en andas», en las Casas de Socorro de Valencia.

Carmen, 1968

Conocer a vuestra madre, Carmen, fue lo más emocionante que me ocurrió en las dos primeras décadas de mi vida. ¿Cómo si no puede entenderse que no dudara en seguirla hasta Burgos, donde nos casamos y donde nacisteis vosotros? Yo sabía que quería ser maestro ya antes de aprender a leer. Me entusiasmaban las letras y cuando escasamente diferenciaba las vocales de las consonantes, no tenía otro empeño que explicárselo a todos mis hermanos y primos. Lo de vuestra madre era diferente. Magisterio era en esos años una carrera para mujeres, sobre todo para aquellas que aspiraban a labrarse un futuro profesional y, en mayor medida, escapar del corsé de una familia de provincias.

Y así, en los estudios de Magisterio, en Madrid, fue como conocí a Carmen. Y de casualidad, podría decirse, pues la separación de sexos, en aquellos años, era estricta. Alumnos y alumnas nos encaminábamos a las clases por la misma escalera, pero ya en el primer piso nosotros girábamos a la izquierda y las chicas a la derecha.

Fueron unos años, los de Madrid, maravillosos. Y los siguientes, ya en Burgos, también.

Extractos y ejemplo de páginas para el libro:

Benigno Fuentes, una vida ligada al magisterio.

Valencia, 1946

Lucía una mañana soleada aquel día en Valencia, según me contó siempre mi madre. El 16 de enero de 1946, para ser más exactos. Ella no olvidaría nunca esa fecha, como me lo demostró año tras año por mi cumpleaños. Yo tampoco. ¿Quién puede olvidar el día de su nacimiento?

Aquel año de 1946, un incendio destruyó un tercio de las localidades de la plaza de toros de la ciudad y Marcelino Olaechea fue nombrado nuevo arzobispo. Pero si insistía mi madre en lo luminoso y soleado que se había presentado ese día de mi nacimiento era porque, pocas horas después, durante la noche, Valencia vivió su primera gran nevada del siglo XX.

Según recoge la crónica publicada por el periódico Levante, los copos de nieve ya habían cuajado en el suelo a las seis de la tarde. Y cuando anocheció, contaba el cronista, «toda la ciudad estaba cubierta por un manto blanco y los coches y los tranvías ofrecían un aspecto tan pintoresco como alegre». Menos feliz fue el día para las once personas que, por culpa de los resbalones, tuvieron que ingresar, «por su pie o en andas», en las Casas de Socorro de Valencia.

Carmen, 1968

Conocer a vuestra madre, Carmen, fue lo más emocionante que me ocurrió en las dos primeras décadas de mi vida. ¿Cómo si no puede entenderse que no dudara en seguirla hasta Burgos, donde nos casamos y donde nacisteis vosotros? Yo sabía que quería ser maestro ya antes de aprender a leer. Me entusiasmaban las letras y cuando escasamente diferenciaba las vocales de las consonantes, no tenía otro empeño que explicárselo a todos mis hermanos y primos. Lo de vuestra madre era diferente. Magisterio era en esos años una carrera para mujeres, sobre todo para aquellas que aspiraban a labrarse un futuro profesional y, en mayor medida, escapar del corsé de una familia de provincias.

Y así, en los estudios de Magisterio, en Madrid, fue como conocí a Carmen. Y de casualidad, podría decirse, pues la separación de sexos, en aquellos años, era estricta. Alumnos y alumnas nos encaminábamos a las clases por la misma escalera, pero ya en el primer piso nosotros girábamos a la izquierda y las chicas a la derecha.

Fueron unos años, los de Madrid, maravillosos. Y los siguientes, ya en Burgos, también.

¿Por qué nosotros?

Por que llevamos más de 20 años trabajando en el mundo de la edición. Somos un equipo compuesto por periodistas, diseñadores y fotógrafos.

Otros formatos

De igual manera, realizamos proyectos centrados en homenajes empresariales, aniversarios de boda de plata y oro, celebraciones de los hitos de la vida (los 40 años, los 50…).

Contáctanos

3 + 2 = ?